síndrome noonan

Síndrome de Noonan

síndrome noonan

Síndrome de Noonan

Uno de los factores psicológicos, siguiendo los postulados de la teoría de Luria,  afectados en el síndrome de Noonan, es el factor visuoespacial, también denominado “factor de análisis y síntesis espacial simultáneo”.

El déficit en el factor visuoespacial se manifiestan en que distorsionan las imágenes en la copia, en la incapacidad para integrar las figuras, en una pobre coordinación motora y problemas de lateralidad, en dificultades en la percepción de los detalles, en el análisis y en la síntesis de imágenes, y en dificultades en la localización de los detalles u objetos, en la copia de figuras geométricas, en los juegos de construcción y en la discriminación facial.

Estas dificultades viso-motoras y visoespaciales tienen una gran influencia en los aprendizajes escolares: lectura, escritura, matemáticas.

 

¿Qué implica el fallo de este factor psicológico en la vida real del/a peque?

 

COMPRENSIÓN DEL LENGUAJE ORAL Y ESCRITO:

Las dificultades no se dan en la comprensión de palabras aisladas, sino que éstas   surgen   cuando   se   presentan  en construcciones  lógico gramaticales complejas. Esto es, comprenden correctamente las frases, incluso largas, que transmiten acontecimientos simples; sin embargo, realizan con dificultad   tareas   que   contienen   estructuras   lógico gramaticales   de   relación espacial, como lo son:

  • preposiciones (sobre, abajo, ante, tras…) y adverbios de posición.
  •  vínculos comparativos como: ”María es menor que Sonia, pero mayor que Ana. ¿quién es la mayor de las tres?”
  • relaciones de tiempo que incluyen algún componente espacial como: “la primavera es anterior al verano”, “después de ir al colegio, pero antes de merendar hago los deberes, qué hago primero?. Los peques con este síndrome pueden comprender los elementos aislados de la oración, pero no logran entender la relación entre ellos.
  • relaciones flexivas, como lo son las oraciones genitivo atributivas por ejemplo: “el hermano del padre” o “el padre del hermano” son poco accesibles en estos casos. Estas construcciones gramaticales constan de dos sustantivos, pero se refieren a un solo objeto que incluso no se nombra en la estructura (el tío). Para la comprensión de este tipo de oraciones se requiere de una habilidad sintética lógica para comprenderlas en un todo único, habilidad que está alterada
  • estructuras gramaticales pasivas como: “la tierra es iluminada por el sol” o “el sol es iluminado por la tierra” , “el cerdo es perseguido por la cabra, ¿quién va delante?”, ya que, para la comprensión de estas estructuras es necesario hacer una inversión mental de la relación entre los sustantivos siendo esta operación la que resulta inasequible en estos casos.

 

Todo esto les dificulta la comprensión del lenguaje y escrito y no digamos el oral. Por ello, no pueden seguir las explicaciones de clase, porque se pierden en los primeros 5 minutos…entonces se aburren, algunos/as empiezan a “incordiar”, porque son peques y es lo que toca y el/la profesora sólo ve que “no atienden”…pero el problema es otro, no atienden porque no entienden.

 

CÁLCULO

En las primeras etapas en el desarrollo del niño, la representación de los números y las operaciones aritméticas, tienen todavía un

carácter exteriorizado. Con el tiempo, estas operaciones se sustituyen por imágenes visuales y más tarde por el pensamiento

aritmético abstracto. El factor espacial, que desempeña una función considerable en las operaciones de cálculo y en las

representaciones de números, hace presumir que la alteración de las síntesis espaciales van asociadas a las dificultades en las

operaciones aritméticas y de cálculo.

  • adquisición del concepto de número: dificultad para distinguir cifras muy próximas por su estructura gráfica,
  • errores de “espejo” tanto en la lectura de las letras como en la de los números: confunden números com o 6 y 9 o números romanos como IV y VI.
  • desintegración de la estructura jerárquica de los números. Para el análisis de los números complejos formados sobre la base del sistema decimal, es necesario realizar una diferenciación de magnitudes, pues al escribirlos deben ocupar diferentes posiciones en el espacio. La alteración de la síntesis espacial, altera de manera importante la estructura jerárquica de los números. La manifestación de este suceso es que, aunque los peques conservan la significación numérica directa, no pueden anotar o leer cantidades complejas como: 109, para lo cual escriben 100 y 9 o para el número 1027, escriben 1000 y 27, ó 127, el número 17 lo escriben como   71,   etc.
  • comprensión del significado de los números de varios dígitos,  frecuentemente no pueden indicar la ubicación de las decenas y centenas en un número complejo, ni realizar la significación categorial de todo el número en su conjunto. En cambio sólo logran darle significado por separado a cada cifra que lo compone. Por ello, muestran incapacidad para realizar operaciones aritméticas, lo cual ocurre tanto por un defecto en la orientación espacial de los números, como por la dificultad para el reconocimiento de los signos matemáticos y su significado preciso.
  • problemas matemáticos (cuyo contenido es de representación visuoespacial)se les dificulta   la   identificación   de   las   operaciones   necesarias   que   surgen   de   la identificación de   las relaciones entre los datos, pues, como ya comenté más arriba, tienen dificultad en la comprensión de estructuras lógico-gramaticales complejas y de comprender un texto como un todo y no por partes.
  • adquisición del concepto de dinero
  • lectura y comprensión del reloj: Por ejemplo, las horas “doce y cuarto” o“cuarto para las 12” se diferencian únicamente por la ubicación espacial izquierda/derecha.
  • coordenadas espaciales: análisis   de coordenadas de mapas geográficos: este-oeste y norte -sur, ya que, para la ejecución de esta tarea es necesario realizar un análisis y síntesis espacial para ubicar las posiciones arriba-abajo e izquierda-derecha y relacionarlas con las coordenadas norte-sur y este-oeste; operación complicada para estos peques de manera espontánea.

 

LECTO-ESCRITURA:

  •  inversión o rotación de letras, números, palabras y frases, cuando lee, copia o escribe (“E” por “3”; “w” por “m”…);
  • dificultad para distinguir la figura del fondo (capacidad para centrarse en una figura significativa de todo el dibujo), por tanto, se salta palabras o líneas; no puede seguir de izquierda a derecha o línea a línea; lee la misma línea dos veces; ve dos palabras como una o una como dos; y cuando hace un problema de matemáticas, pone la solución en otro problema, o los mezcla;

PSICOMOTRICIDAD:

  • dificultad para calcular la distancia, la profundidad y la posición en el espacio: el niño/a choca contra las cosas; cae de la silla; al darle las cosas, se le caen, etc
  • precisión de una acción o movimiento depende de una buena coordinación visomotora. Las actividades como recortar, dibujar y pintar con témperas, serán extremadamente difíciles si la coordinación visomotora es deficiente; en este caso también tendrá dificultades para aprender a escribir.

 

Rebeca Rgz. Escudeiro

Neuropsicóloga Infantil

Share this post