INGENUO-TANV

Mi hijo es muy ingenuo

Mi hijo es muy ingenuo

Que tu hijo sea muy ingenuo no es motivo de preocupación, los niños pequeños son ingenuos y poco a poco, con la experiencia van adquiriendo capacidades y habilidades que los van haciendo más perspicaces.

Pero, ¿cuándo es un problema la ingenuidad de mi hijo?, cuando además presenta los siguientes rasgos (en términos generales):

  • no entiende las situaciones sociales, se rie cuando le riñen o llora o se enfada “sin venir a cuento”
  • no tiene conciencia de las consecuencias y magnitud de sus acciones
  • no entiende bromas ni ironías, ni distingue las mentiras
  • cuándo se le pregunta, no sabe porqué hace lo que hace
  • es ingenuo y dócil en exceso, sumiso, en el colegio le manipulan o se aprovechan o se meten con él
  • quiere relacionarse, pero se da cuenta de que los demás lo aislan y por tanto tiende a estar solo o a jugar con niños más pequeños que él
  • le gustan juegos sencillos como cartas de Pokemon, Pin y Pon, muñequitos, etc. No hace construcciones (Lego) , no juega al fútbol, no juega al “pilla-pilla”…
  • es definido como “torpe”, “despistado”…
  • se le cae todo, tropieza con todo, se viste y abotona mal, no consigue montar en bici, se mancha mucho cuando come
  • no comprende lo que lee, tiene mala letra, hace mal las operaciones matemáticas
  • no recuerda eventos recientes, sitios a los que fue, algo que acaba de leer
  • no sabe como presentarse, iniciar una conversación, respetar turnos
  • tiene un tono de voz “raro”

Si esta situación fuera una realidad, estamos ante un trastorno del aprendizaje muy poco conocido y sin embargo frecuente, llamado habitualmente “Trastorno del Aprendizaje No Verbal” o “TANV” y formalmente “Trastorno de Coordinación”. Y en su diagnóstico, siempre hay que descartar un Síndrome de Asperger, pues comparten rasgos comunes.

Tiene que ver con un reducción de materia blanca en el hemisferio derecho y, especialmente, con déficit en la conectividad entre ambos hemisferios (fibras del cuerpo calloso).

Los padres empiezan a preocuparse, de media, en 2º de primaria, aunque antes ya se han dado cuenta de que pasa algo “raro”.

Se puede rehabilitar y mejorar en gran medida, depende de cada niño.  Pero mejorar, el niño nuca logrará la recuperación total.

He hablado solo en masculino porque este trastorno es típico, aunque no exclusivo, de la población masculina infantil.

Share this post