trastorno específico del lenguaje

Trastorno Específico del Lenguaje

Trastorno Específico del Lenguaje

trastorno específico del lenguaje

El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) es una dificultad innata, duradera y relativamente autónoma para la adquisición y manejo del código lingüístico. Se señala que es una dificultad innata porque se manifiesta desde el inicio del desarrollo lingüístico del sujeto, que surge con retraso y lo hace con determinadas distorsiones que diferencian al Trastorno Específico del Lenguaje del retraso simple del lenguaje, y se diferencia de los trastornos adquiridos, incluso en época temprana, tras un período de desarrollo lingüístico normal.

En la definición del Trastorno Específico del Lenguaje también se señala que es un trastorno duradero porque, o bien acompaña al sujeto de forma manifiesta a lo largo de su vida, o bien, en muchos casos de menor gravedad –tras una relativa ‘normalización’ de los recursos lingüísticos formales con el paso de los años y con la ayuda de las intervenciones especializadas, la afectación innata del lenguaje puede manifestarse ulteriormente e interferir en el proceso de aprendizaje de la lectoescritura, en la construcción del discurso verbal complejo (descripción, narración, conversación), y en las modalidades de trabajo mental que se apoyan en el lenguaje (inferencias, cálculo, etc.).

Por último, en la definición se destaca que el Trastorno Específico del Lenguaje es una afectación relativamente autónoma (específica) del desarrollo del lenguaje, ya que no depende de un déficit sensorial, motriz, intelectual o socioemocional que lo justifique.

La velocidad de procesamiento en niño/as con TEL en actividades lingüísticas y no lingüísticas es generalmente más lenta que la de niños con un lenguaje norma. Recientemente se está poniendo énfasis en el hecho de que los niños/as con TEL pueden presentar dificultades en la memoria verbal a corto plazo (memoria de trabajo fonológica), y esto hace que tengan proble- mas para retener las representaciones de las formas fonológicas. La repetición de pseudopalabras, como medida de memoria fonológica de trabajo, suele considerarse como un buen marcador psicolingüístico en relación con la identificación de esta patología. La percepción temporal y la memoria de trabajo verbal son imprescindibles para la conciencia fonológica y ésta es importante también para la descodificación grafofonémica de la lectura; por lo tanto, algunos niños con TEL –de forma especial los que presentan trastornos fonológicos– tienen un riesgo alto de desarrollar trastornos de lectura, y esto influye en los distintos dominios académicos.

Trastorno Específico del Lenguaje en Asturias

Departamento de Pediatría. Unidad de Neurología Pediátrica. Clínica Uni- versitaria. Universidad de Navarra. Pamplona, Navarra, España.

Correspondencia: Dra. Nerea Crespo Eguílaz. Departamento de Pediatría. Clínica Universitaria. Universidad de Navarra. Avda. Pío XII, s/n. E-31080 Pamplona (Navarra). E-mail: necrespo@unav.es

Trabajo parcialmente subvencionado por la Fundación Fuentes Dutor a la Unidad de Investigación en Neurología del Desarrollo de la Clínica Uni- versitaria de Navarra.

© 2006, REVISTA DE NEUROLOGÍA

Share this post