feto

Sistema nervioso del feto

El origen  del sistema nervioso del feto se produce cuando un espermatozoide, del tamaño de tan sólo 50-60 micrómetros, logra fecundar a un óvulo y formar así un cigoto. Doce horas después se produce la primera división celular del cigoto, y a partir de este momento se iniciará el proceso de embriogénesis, posibilitando la formación de todos los órganos y estructuras del organismo, incluyendo el sistema nervioso.

El período prenatal consta de dos fases: embrionaria y fetal. La fase embrionaria abarca desde el momento de la fecundación hasta la 10a semana de gestación, mientras que la fetal se inicia a partir de este momento y finaliza en el nacimiento. Durante la embrionaria podemos distinguir dos etapas diferenciadas:

a. Etapa de placa, que abarca desde el momento de la fecundación hasta la 2a semana de gestación.

b. Etapa embrionaria propiamente dicha o embrión, que se prolonga entre la 3a y la 10a semana. A partir de las 10 semanas de gestación se sustituye el término de embrión por el de feto.

Las alteraciones en el desarrollo del embrión provocan déficits neurológicos y neuropsicológicos de gravedad variable, que pueden afectar a las funciones cognitivas, sensoriales o motoras. Los trastornos que se producen durante la fase embrionaria (embriopatías) generalmente son de mayor gravedad que las fetopatías, provocadas a partir del tercer mes de gestación, ya que las primeras semanas de vida intrauterina resultan cruciales para formar las estructuras del sistema nervioso. Por esta razón, las embriopatías también suelen tener peor pronóstico, ya que pueden alterar la organogénesis del sistema nervioso, provocando malformaciones más severas.

Durante el período embrionario se produce un rápido desarrollo del embrión a lo largo de cuatro etapas consecutivas, denominadas mórula, blástula, gástrula y néurula, de tal modo que al final de la 4a semana de gestación ya se encuentran definidas las bases fundamentales del futuro sistema nervioso.

La mórula es un conglomerado indiferenciado de células que se inicia 24 horas después de la fecundación, momento en el que se produce la primera división celular. En esta etapa, la agrupación de células tiene un aspecto semejante al de un racimo de uvas o de pequeña mora, de ahí su denominación. Durante este período, las funciones celulares están indiferenciadas. La duración de la fase morularia es de 48 a 72 horas aproximadamente, finalizando el tercer día de gestación.

Mediada la primera semana de embarazo se inicia la fase de blástula. El término procede del griego “blastos”, que significa capullo. A partir del 4o día de gestación, el embrión empieza a producir dos tipos de células diferentes: unas forman la placenta y otras forman el embrión propiamente dicho. Al finalizar la primera semana, el blastocito se implanta en la pared uterina y las células placentarias se expanden a lo largo de dicha pared. Durante esta fase, se pueden extraer células madre del blastocito con fines reproductivos o terapéuticos.

La gástrula es la tercera fase del proceso de formación del embrión y se produce durante la segunda semana gestacional. Al final del proceso de gastrulación, el embrión a está constituido por tres estratos bien diferenciados: ectodermo, mesodermo y endodermo. asturias-neuropsicologia

El ectodermo constituye la capa externa y forma el dorso del embrión, siendo el origen de la piel y del sistema nervioso. Todas las células nerviosas proceden del ectodermo, con la excepción de las microglías, que tienen procedencia mesodérmica.

El mesodermo o capa intermedia es el resultado del proceso de diferenciación que experimenta el ectodermo, como consecuencia de la migración de células situadas entre éste y la capa más interna del embrión, el endodermo. El mesodermo da origen a los tejidos óseo, cartilaginoso y muscular, así como a los riñones.

El endodermo es la capa más profunda del embrión forma el área ventral del mismo, lo que da lugar al aparato digestivo, el respiratorio, la vejiga y la uretra. Cuando finaliza la fase de gástrula se pueden distinguir dos tipos de tejidos celulares en el embrión: epiblasto (constituido por ectodermo, endodermo y mesodermo) e hipoblasto, encargado de dirigir el proceso de gastrulación, aunque posteriormente sus células quedan activamente excluidas del embrión, pero forman el líquido amniótico, la placenta y el saco coriónico.

La néurula transcurre entre el final de la 2a semana y el final de la 4a, y este período es el origen definitivo del sistema nervioso. Los principales hitos que se producen en esta etapa son:

Finalizando la 2a semana gestacional, la superficie dorsal del ectodermo se transforma en tejido especializado que dará lugar al encéfalo y la médula espinal mediante un mecanismo transformador denominado proceso de inducción. Dicho proceso forma la placa neural y el canal neural, avanzando en dirección caudal. La placa neural es una falla o hundimiento que se produce a lo largo de la zona media de la superficie externa del embrión y está compuesta por unos 125.000 neuroblastos. De modo progresivo se irá invaginando hasta formar el canal neural, que finalmente se transformará en un tubo denominado neurotubo o tubo neural, en cuyo interior se desarrollarán posteriormente las diferentes estructuras que constituyen el sistema nervioso.

  •  Durante la 3a semana aparecen los primeros pliegues del neurotubo, llamados flexuras mesencefálicas, también se inicia el cierre del tubo neural por su parte media el 20a día de gestación, mientras que de manera simultánea se desarrollan las crestas neurales.
  •  En la 4a semana se produce el cierre definitivo del tubo neural por los neuroporos, que son los agujeros situados en el extremo del sector cefálico, el 25o día de gestación. Finalmente, el 27o día se cierra el neuroporo caudal situado en el extremo inferior del sector caudal; de esta manera queda definitivamente cerrado el neruotubo, por lo que se posibilita el desarrollo de las diferentes estructuras que constituyen el sistema nervioso.Durante la fase de néurula se desarrolla el tubo neural, que dará lugar al sistema nervioso central (SNC), y también a las crestas neurales, que constituyen el origen del sistema nervioso periférico (SNP).

Share this post