signos neurológicos blandos gijón

Signos Neurológicos Blandos- Gijón

“Signos Neurológicos Blandos- Gijón”

Los signos neurológicos blandos en Gijón los evalúamos en el Centro de Neuropsicología Infantil de Asturias a efectos de realizar un diagnóstico certero de lo que puede estar ocurriendo en el desarrollo neurocognitivo del niño/a.

Los signos neurológicos blandos son indicadores de alteraciones cerebrales mínimas o retraso en la maduración cerebral, lo que aumenta el riesgo de presentar futuras alteraciones y dificultades de lenguaje, siendo importante su detección temprana e intervención oportuna.

Los signos neurológicos blandos (SNB) se han definido como alteraciones neurológicas no localizantes, que no se pueden relacionar con una zona cerebral específica ni con un síndrome neurológico definido.

La presencia de un Signo Neurológico Blando aislado no tiene porqué tener significado clínico, pero la presencia de un conjunto de signos blandos sí, sugiriendo una disfunción que corresponde a estados fronterizos entre la función normal y patológica, e indicio de disfunciones mínimas de la actividad cerebral o de retrasoss en la maduración de estructuras del sistema nervioso central. (Pardo, 2007; Rosselli y Ardilla, 2005).

La infancia es la etapa en la cual se desarrollarán las bases de las funciones cognitivas  humanas. Sin embargo, en esta etapa no se suelen detectar las posibles dificultades que puede surgir y que tendrán luego una repercusión en las posteriores etapas del crecimiento.

Cuando el niño o niña entra en la etapa escolar no suelen ser detectadas a tiempo por los maestros o padres, o no llegan a ser diagnosticado por los profesionales. Este hecho, conlleva a que se realice un diagnóstico tardío que puede provocar que la sintomatología presentada sea más severa por el tiempo trascurrido hasta su detección.

Algunos de ellos son:

movimientos asociados, sincinesias, perseveración, hiperactividad o hipoactividad, trastornos del tono muscular, ataxia digital, “pianoteo” de las manos, incoordinación y dismetría, incoordinación bimanual y/o en los movimientos de oposición digital; dispraxia del lápiz, construccional, ocular, buco – linguo – facial, del vestir; trastornos motores de la marcha, incoordinación en el control postural, agrafestesia, simultagnosia, discriminación táctil digital, agnosia digital, desorientación derecha – izquierda y/o espaciales, temporales, trastornos de integración y discriminación auditiva, dislalias, trastorno del comportamiento, trastornos del sueño, crisis convulsivas, alteraciones del seguimiento visual, predominio cerebral inadecuado, deficiente reconocimiento del esquema corporal, confusión figura fondo, defectos del procesamiento del lenguaje, de la memoria secuencial y de la memoria visual, muestran una clara correlación con la dificultad para leer.

Si tu hijo/a presenta alguno de estos signos PIDE CITA AQUÍ

 

Fuente: Dom. Cien., ISSN: 2477-8818 Vol. 4, núm. 3, julio, 2018, pp. 16-28 Los signos neurológicos blandos de la lectoescritura en los preescolares de la U.E. “Gonzalo S. Córdova” del sector las Cañitas

Share this post