Neuropsicologia Infantil en Asturias

“Neuropsicología Infantil”

neuropsicologia clinica infantilAnte cualquier alteración del estado de salud de un bebe o de un niño/a pequeño/a, por el motivo que sea, se genera una fuerte y comprensible presión para actúar lo más pronto posible. Ello contribuye a disminuir la fuerte ansiedad derivada del problema y permite abrir esperanzadoras expectativas de mejoría.

En el caso de un trastorno del neurodesarrollo, la atención temprana tiene como primer efecto reducir el estrés familiar ante la fuerte incertidumbre sobre el futuro de un hijo. Además, existen fuertes argumentos a favor de la eficacia terapéutica de la intervención lo antes posible.

La Neuropsicología Infantil y la Neurociencia Cognitiva, nos confirman que existen períodos críticos para el aprendizaje. Las fases críticas del desarrollo se sustentan en las bases biológicas de la evolución del sistema nervioso. Al final del quinto mes de gestación se completa la proliferación neuronal, tras alcanzar la asombrosa cifra de 100.000 millones de células nerviosas. Al final del primer semestre termina la migración neuronal. Posteriormente, la experiencia ambiental va a guiar los tres fenómenos que rigen y optimizan el desarrollo de las distintas habilidades: las interconexiones neuronales (sinapsis), la poda selectiva y la mielinización. Las estructuras necesarias para la supervivencia están mielinizadas en los primeros años. Las estructuras para las funciones ejecutivas se mielinizan al final de la adolescencia y primeros años de adulto.

El cerebro infantil dispone de una redundancia de neuronas que actúan como reserva ante una posible lesión con potencial impacto disruptivo en el neurodesarrollo (por ejemplo, una alteración genética, una infección intrauterina, un efecto tóxico sobre el feto o un trauma perinatal). Por otra parte, existe la posible compensación de la pérdida por la adaptación funcional de regiones intactas. Sin embargo, las posibilidades son limitadas. El número absoluto de neuronas y su migración están prácticamente terminados en el segundo trimestre; por lo tanto, no existe la posibilidad de generar nuevas células nerviosas para compensar el daño.

Si bien es cierto que en algunas áreas como el hipocampo se forman nuevas neuronas, incluso en la edad adulta, ocurre que, aunque se reemplacen neuronas, es preciso que ocupen las posiciones apropiadas en el sistema nervioso y se reconecten dentro de la complicada red neuronal. La compensación, por lo tanto, puede ser posible de forma óptima únicamente durante los periodos críticos del desarrollo cerebral, y únicamente dentro de unos límites biológicos.

Por ejemplo, las neuronas del córtex occipital, programadas para interpretar imágenes visuales, no pueden to- mar el lugar de las neuronas temporales responsables de la com- prensión auditiva. Por el contrario, existe evidencia de que la esti- mulación promueve nuevas conexiones neuronales; de que se puede modificar la dominancia cerebral; y de que distintas áreas del cerebro pueden ser usadas para la misma tarea.

Pero no sabemos todavía cómo capitalizar totalmente la plasticidad cerebral del cerebro y su potencial recuperación. Por ello, las técnicas de intervención propias de la Neuropsicología Infantil de estimulación precoz más obvias son las que facilitan el camino de la naturaleza orientado a desarrollar la función correcta desde el principio, y tratan, si hay una lesión, de mitigar sus efectos. Para ello no se requieren complejos o costosos programas de entrenamiento, sino simplemente suprimir las barreras al normal desarrollo del cerebro. Se trata, por tanto, de facilitar los procesos normales de desarrollo a partir de intervenciones con el niño/a, la familia y el entorno.

Fuente:

ATENCIÓN PRECOZ DE LOS TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO.
A FAVOR DE LA INTERVENCIÓN PRECOZ DE LOS TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO
J. Artigas-Pallarés.
Unidad de Neuropediatría. Hospital de Sabadell. b Centre Mèdic Psyn- cron. Sabadell. Barcelona, España.

Share this post