lectura infantil

Lectura en infantil

 

El aula ordinaria debe ser el contexto natural de intervención en lectura en Infantil, el lugar de encuentro donde se ofrezca un modelo lingüístico tanto oral como escrito rico en significados, claro y bien estructurado. La Etapa de Educación Infantil debe brindar oportunidades de interacción tanto con los adultos como con los iguales.

En estas edades se manifiestan la mayor parte de los problemas de lenguaje y comunicación y, por ello, es fundamental la detección precoz y su abordaje preventivo en el aula, entendiendo la prevención como la anticipación a la aparición de desajustes en el proceso educativo.

El currículo de lectura en Infantil recoge aspectos específicos de aprendizaje del lenguaje oral y de aproximación a la lengua escrita. Se deberán introducir en el aula ordinaria actividades que garanticen el acercamiento a las diferentes tipologías textuales, la adquisición de la conciencia fonológica, la enseñanza fonética, de la fluidez y del vocabulario.

Es indicativo de buenas prácticas para adquirir la lectura en infantil:

Iniciar al alumnado en la exploración de las reglas que rigen el código escrito, participando creativamente en juegos lingüísticos que permitan aprender trabajando esta secuencia:

Aislar el fonema (“dime el primer sonido de mesa” /m/)
Identificar el fonema (“dime el sonido que es igual entre anís, ajo y ave”) Categorizar el fonema (“qué palabra no pertenece al grupo ave, ajo, pie”) Unión de fonemas (“qué palabra es /s/ /a/ /l/”)
Segmentación del fonema (“cuántos fonemas hay en sol”)
Omisión de fonema (“cómo suena ajo sin /a/”)
Inicio en tareas de unión y de segmentación

Trabajar la percepción de diferencias y semejanzas entre diversas palabras escritas.
Incluir todas las letras y sus nombres o sonidos (por ejemplo, la letra m y su nombre o sonido) o bien mostrar todas la letras en unidades mayores como la sílaba (por ejemplo: ma, me, mi, mo, mu).

Explicitar las relaciones letra-sonido, su orden en la secuencia y organizar la enseñanza en una secuencia lógica que permite al alumnado ir reconociendo palabras a través de la unión de sonidos de las letras que ya conoce.
Enriquecer la clase con marcadores visuales escritos: nombre de los niños y niñas del aula, calendario, nombres de los meses, tiempo meteorológico

Crear un diccionario visual y escrito con las nuevas palabras que aparezcan en el aula, según el centro de interés trabajado.
Practicar juegos de identificación de objetos y sus características: adivinanzas, veo- veo, juegos de mesa que exijan el manejo de series de diferentes categorías de palabras, “de La Habana ha venido un barco cargado de palabras que empiezan con la letra ”

Utilizar libros de vocabulario organizado por categorías (la casa, la selva…), utilizar catálogos de compra para poner nombre a los objetos de venta.
Manipular diferentes tipos de textos (cuentos, revistas, libros, carteles, periódicos )

Realizar, dibujar y manipular letras utilizando diversos materiales (plastilina, arena, barro….)
Trabajar la interpretación de imágenes y la diferenciación entre las diferentes formas de expresión gráfica (dibujos, números, lengua escrita ), estableciendo relaciones de significado entre éstas y el texto.

Leer al alumnado textos diversos: cuentos, poesías, adivinanzas, descripciones, textos literarios de tradición popular, etc.
Poner al alcance del alumnado una biblioteca rica en diferentes tipos de textos para su uso como recurso de información, aprendizaje, entretenimiento y disfrute.

Si su hijo/a tiene problemas en adquisición de la lectura, consúltenos

FUENTE: “El profesorado ante la enseñanza de la lectura”

Departamento de Educación Universidades e Investigación Gobierno Vasco

Share this post