Espina Bifida

Espina bífida

ESPINA BIFIDA

La Espina bífida es una alteración cuya característica fundamental es una variedad de anomalías que aparecen en los arcos vertebrales. Se caracteriza por ser un fallo de la columna vertebral, manifestado por una falta de fusión entre los arcos vertebrales posteriores, con o sin profusión y displasia de la médula y sus cubiertas.

La Espina Bífida se puede definir como una malformación congénita del sistema nervioso que consiste en un anormal desarrollo embrionario del tubo neural y de sus estructuras adyacentes.

Se localiza a lo largo de toda la columna vertebral, desde el cráneo hasta la región sacro-coxígea, aunque normalmente se produce a nivel lumbar y sacro. En la mayoría de las ocasiones las raíces nerviosas y la médula quedan afectadas por debajo de la lesión.

Actualmente la etiología de la espina bífida es desconocida, pero se puede afirmar que depende de una serie de factores, algunos más importantes que otros, que parecen influir en la génesis de las malformaciones del tubo neural.

La mayoría de los estudios coinciden que los mecanismos responsables tienen un origen multifactorial, destacando la importancia de los factores genéticos y ambientales.

En la década de los 90 se realizaron importantes estudios que apoyan el carácter protector del ácido fólico sobre la espina bífida.

Los estudios de Forrest y Badell-Ribera afirman que el fallo del tubo neural se produce entre la tercera y la cuarta semana de gestación, aproximadamente el día 28 del desarrollo embrionario.

Según los estudios realizados por Marques (1982) se puede dividir la espina bífida en dos grandes grupos:

FORMAS MENORES de espina bífida

Ausencia de cierre de la columna; esto da lugar a la llamada espina bífida oculta. Se trata de la falta de coalescencia de uno o varios arcos posteriores, siendo frecuente en la región lumbar.

Persistencia en la unión entre el ectodermo y el tubo neural dando lugar al sinus pilonidal o fístula dérmica congénita. Es una depresión en la línea media producida por unos restos que unen el tubo neural y el ectodermo, localizándose en la región lumbo-sacra.

Inclusión de restos embrionarios intra o extraraquideos dérmicos o restos mesenquimatosos.

  •  Diastematomelia; esto consiste en una rara malformación caracterizada por la existencia de una creta ósea o cartilaginosa que atraviesa el canal raquídeo estrangulando la médula y la cola de caballo. Está localizada entre la D5 y L4.
  •  Diplomielia; consiste en un desdoblamiento de la médula en la parte lumbar con grandes malformaciones asociadas.FORMAS MAYORES de espina bífida
  •  Mielomeningocele: consiste en la falta de fusión con distensión quística de las meninges y displesia de la médula, que esta fijada en el vértice del saco. Su localización es siempre en la línea media, pudiendo ir desde el cráneo hasta la región sacra, aunque el punto más frecuente de presentación es la región lumbo-sacra. Se presenta en un 80 % de los casos, siendo la forma más grave con secuelas dependientes a la altura de la lesión.
  •  Meningocele: es la misma que la forma anterior pero con ausencia de displasia medular y por tanto mínimas secuelas neurológicas. Es la forma externa más benigna que se presenta en un 10 a un 15 % de todos los casos. Por lo general se presenta en la línea media posterior.
  •  Lipomeningocele: es igual que la forma anterior pero con la única diferencia que el sacro está lleno de un tejido lipomatoso que a través de un orificio del raquis penetra en el conducto medular dando una compresión, y por tanto alguna secuela de tipo neurológico. Son las llamadas espinas bífidas quísticas.

Share this post