Epidemia diagnóstica de AUTISMO Gijon

Epidemia diagnóstica de AUTISMO

Epidemia diagnóstica de AUTISMO

Epidemia diagnóstica de AUTISMO GijonUltimamente, la posibilidad de que un niño/a sea diagnosticado/a de autismo o de un trastorno del espectro autista es peligrosamente fácil. Al parecer, ahora todo es autismo. Estamos ante una epidemia diagnóstica de AUTISMO.

Ya sucedió con el TDAH, y está empezando a pasar con el TOC (Trastorno Obsesivo-Compulsivo) donde cualquier niño/a algo movido y/o distraido inmediatamente era, y sigue siendo, diagnosticado/a de TDAH. Es curioso como los propios centros educativos impulsaron, junto con el sector médico, esa epidemia diagnóstica. Hoy sabemos que el TDAH se ha sobrediagnósticado enormemente, lo que ha disparado, lamentablemente, el consumo de fármacos para TDAH por parte de los niños/as.

Y el autismo, ahora mismo, no es una excepción, ahora todo es autismo. Este exceso de diagnóstico hace mucho daño a los niños/as dado que son diagnosticados de algo que no tienen y, en caso de que realmente tengan algo…, se les priva de la posibilidad de recibir el tratamiento o terapias adecuadas que realmente son las que les ayudarían.

En mi experiencia personal, cada vez que derivo un/a peque al neurólogo/a infantil, neuropediatra, etc…. las probabilidades de que reciba un diagnóstico de Trastorno del Espectro Autista son tremendamente elevadas. Ni que decir tiene que en estos casos siempre coincide que el diagnóstico se hizo “a ojo” y en 20 minutos de consulta. De estos peques diagnosticados de autismo, resultó que uno tenía una mutación “X frágil”, otro una “disartría por lesión cerebral” otro un “déficit hormonal”, otro un retraso del lenguaje, otro nada…. etc, etc, etc.

El AUTISMO o los Trastornos del Espectro del Autismo, como se llaman ahora, son díficiles y delicados de diagnosticar, pues sus síntomas se solapan con otras categorías diagnósticas. Por ejemplo, los aleteos pueden ser por un retraso del desarrollo cognitivo o por un déficit de integración sensorial o por nada, la ausencia de contacto ocular puede ser por un trastorno óculo-motor, una dispraxia motora o cualquier otra condición, la ausencia de gestos protodeclarativos o protoimperativos puede ser por un trastorno o un retraso en la aparición del lenguaje (los gestos comunicativos preceden al lenguaje oral)…etc, etc. Además se están haciendo diagnósticos de AUTISMO considerando rasgos no patognomónicos (típicos y excluyentes) del mismo, como son los que acabo de describir.

El diagnóstico de AUTISMO debe realizarlo el profesional especialista en trastornos del neurodesarrollo, como somos los especialistas en Neuropsicología, sólo así se pueden considerar alternativas diagnósticas al conocer qué otras patologías pueden compartir los rasgos que presenta el peque.

En fin, que estamos ante una Epidemia diagnóstica de AUTISMO que perjudica profundamente a quien recibe erróneamente este diagnóstico.

 

Share this post