Diagnóstico precoz de la Discalculia

Diagnóstico precoz de la Discalculia

Diagnóstico precoz de la Discalculia

Diagnóstico precoz de la DiscalculiaEl diagnóstico precoz de la Discalculia es posible gracias a los datos proporcionados por la investigación científica en el campo de las neurociencias en general y de la neuropsicología en particular.

Una investigación, recién publicada, llevada a cabo por el Department of Psychology, Texas Institute for Measurement, Evaluation, and Statistics (TIMES), University of Houston confirma lo que ya se sabía y es que la evaluación de determinadas capacidades cognitivas en niños/as muy pequeños nos permite predecir con bastante probabilidad de acierto si tendrán dificultades en el área del lenguaje, en matemáticas o en ambas áreas.

La Neuropsicología es la ciencia capaz de evaluar todas esas capacidades cognitivas generales que sustentan los procesos subyacentes a otras capacidades.

En lo referido a los predictores que nos permiten conocer si un determinado alumno/a tendrá dificultades en el área de las matemáticas o incluso podrá llegar a tener discalculia, distinguimos factores cognitivos generales y factores específicos del área de matemáticas.

Más allá del lenguaje, los factores generales son la capacidad de memoria de trabajo verbal, la velocidad de procesamiento y la capacidad de atención.

La memoria de trabajo permite la asignación eficiente de recursos a los aspectos aritméticos de la resolución de problemas  y está empíricamente vinculada al rendimiento matemático.

La velocidad de procesamiento mejora la eficiencia a través de la cual se recuperan las respuestas a problemas aritméticos familiares de la memoria a largo plazo y condiciona la capacidad de comprender un problema en el momento antes de que decaiga la tasa de atención.

La atención también se relaciona con los resultados matemáticos, pues la asignación de atención efectiva permite una evaluación eficiente de los componentes del problema y la recuperación de los procedimientos apropiados.

Respecto a los factores específicos, se encontró, en un estudio longitudinal realizado con alumnos/as de 3º de educación infantil, que el conocimiento y capacidad de realizar y comprender representaciones simbólicas es un fuerte predictor junto con los factores generales.

Por otdo lo anterior, es un error el que se comete en muchos centros educativos de esperar a que el alumno/a tenga 6-7-8 años para confirmar  dificultades, en este caso, en el área de matemáticas, pues el tiempo perdido hace que el retraso acumulado sea insalvable.

Share this post