prematuridad

Bebes de bajo peso

“Bebes de bajo peso”

Se consideran bebés de bajo peso cuando al nacer es inferior a 2,5 kg, sin tener en cuenta si es o no prematuro.

Por otro lado, un bebé pequeño para su edad gestacional es aquél que está por debajo del percentil 10, sin más, es decir, no implica por necesidad la presencia de problemas.

El crecimiento uterino retardado (CIR) es en una disminución patológica del  crecimiento del feto mientras se desarrolla en el útero, que tiene como consecuencia que el bebé no consiga alcanzar el tamaño que debería y que, por lo tanto, tenga más riesgo de padecer complicaciones

El factor bajo peso por sí solo es un punto negativo para el desarrollo neurológico del peque y la intensidad de su expresión guarda relación con las comorbilidades que aparezcan en el desarrollo. En este sentido se ha demostrado un impacto negativo del CIR sobre la inteligencia y el desarrollo motor, especialmente, cuando además va asociado a un pobre perímetro cefálico.

El CIR se asocia en general a un retraso psicomotor en las primeras edades y del cociente intelectual posteriormente. Hasta los 6 años la motricidad es el área más afectada, posteriormente la afectación es global.

Las alteraciones motoras pueden explicarse por el pobre desarrollo del factor espacial. La posición espacial que deben adoptar los movimientos motores, finos y/o gruesos, están limitados en precisión y coordinación. En el dominio lingüístico las dificultades se evidencian en las habilidades básicas del pensamiento  y en las destrezas pre-matemáticas. Las condiciones pre-académicas que presentan estos peques no son las adecuadas para comenzar la escolarización básica.

En la etapa preescolar los problemas del lenguaje oral, de las habilidades motoras complejas, de la impulsividad y atencionales son características. En la etapa escolar los síntomas prevalecen y surgen los problemas académicos suponiendo trastornos específicos o inespecíficos del aprendizaje escolar.

Una rehabilitación neurocognitiva a tiempo puede mitigar el impacto académico y mejorar las funciones cognitivas más débiles.

Share this post